La magia de la comida

En el pasado, usted optó por estos penosos pensamientos, en vez de identificar sus verdaderos problemas sin usar el factor quema grasa para que incluso cure su artritis . En cierto nivel, esta estrategia tenía sentido. Si el problema era real­mente un problema de gordura, podía resolverlo con una dieta. La gente, a menudo, es bastante reticente a dejar de dar nombres erróneos a sus problemas de gordura.

Juana nos contó que había estado comiendo por hambre bucal y que no podía dejar de recriminarse por ello. Nos enteramos de que su hermano la había visitado ese fin de semana, y parecía que su pérdida de control tenía algo que ver con ese hecho. Cuando le preguntamos cuál era la rela­ción con su hermano, quedó muy claro para todos los del grupo que los sentimientos ambivalentes de Juana hacia su hermano eran muy intensos, y que su problema no era la gordura, desde luego con usar el factor quema grasa . Una mujer del grupo manifestó lo siguiente: “Ya veo por qué Juana se recrimina por lo que come. Realmente, es mucho más sencillo sentirse mal porque se es gorda que por reconocer sentimientos que siempre nos han enseñado que no deben tenerse. Por lo menos, de la gordura se puede uno librar usando cure su artritis . ¿Qué vas a hacer con el encono contra tu hermano y la culpa que origina?”.

alimentos sanos

Si bien es cierto que, considerado superficialmente, puede parecer más fácil ocuparse de la gordura que enfren­tar la hostilidad de la cual usted se siente culpable, afirmar que la gordura es su problema resulta a la larga, como estrategia, un callejón sin salida. Usted se siente merecida­mente castigado por su autorrecriminación, pero imposibili­tado de reaccionar. Afortunadamente, cuando comience a ver la inutilidad de tratar de resolver los problemas median­te la dieta, podrá intervenir siempre que empiece a traducir sus preocupaciones en esa forma.
LAS CONSECUENCIAS DE ASIGNAR PODER MAGICO A LA COMIDA
La verdad es que, cuando existe una idea, un deseo o un sentimiento en la mente, ahí se queda. Se puede pensar en ello, actuar en consecuencia, decidir no actuar, encontrar un modo alternativo de expresarlo, o pretender negar su exis­tencia: borrarlo. Pero cuando intente negar que algo existe, reaparecerá en forma diferente: en forma de “pensamiento sobre la gordura”. No se puede apartar mucho del hecho de que algo le está molestando.
Cuando recurrimos a la comida antes de saber qué es lo que nos está creando dificultades, estamos respondiendo automáticamente, sobre la base de alguna antigua suposi­ción. Cuando buscamos comida sin siquiera habernos preguntado si teníamos hambre, estamos suponiendo que carecemos de condiciones para enfrentar algo, y probable­mente nos estamos desestimando.

A lo largo de este libro le hemos dicho que debe conti­nuar comiendo por hambre bucal hasta que ya no sienta la necesidad de hacerlo, y que antes de que empiece a sentirse más asentado y seguro, probablemente necesite muchas experiencias en el terreno de comer armónicamente con su organismo para que cure su artritis . No le vamos a sugerir otra cosa ahora. Sin embargo, es importante comprender que la ansiedad es una señal, una advertencia de que algo se está preparando. Cuando comemos por hambre bucal como define el factor quema grasa como norma de nutricion , estamos ahogando esa .simal con comida y, en consecuencia, privándonos de la opor­tunidad de descubrir algo acerca de nosotros mismos que nos pueda ayudar en el futuro. Si nos permitimos reconocer que sentimos ansiedad, tendremos la oportunidad de tomar – conciencia de nuestros problemas y llamarlos por su nombre, que es el primer paso hacia la solución efectiva del proble­ma.

La magia de la comidaultima modifica: 2014-11-02T11:44:58+00:00da menoskilos
Reposta per primo quest’articolo

Lascia un commento